• (2954) 388900 al 388949
  • 9 de Julio y Gonzalez, Santa Rosa, La Pampa

Trabajos en primera persona para solucionar problemas del conjunto

El Ministerio de Salud de la provincia, a través Dirección General de Asistencia Social y Comunitaria, reconoció la labor de las y los Trabajadores Sociales, que hoy conmemoran su Día.

“La intervención profesional del Trabajo Social resulta imprescindible para reducir las consecuencias sociales de la emergencia sanitaria actual, aportando a la contención, asesoramiento, acompañamiento y apoyo de los sujetos; ya que esta profesión interviene a partir de generar vínculos sociales fundados en el respeto a la dignidad humana y la efectivización de derechos” señalan al respecto desde la Dirección General de Asistencia Social y Comunitaria, a cargo de Cintia Zalabardo.
“El actual contexto no nos corrió del trabajo cotidiano de los equipos de salud, sino por el contrario, continuó en las Consejerías, atendiendo la demanda diaria, abordando situaciones problemáticas complejas, dándole espacio a las practicantes y encarando las residencias, programando y planificando estrategias de intervención comunitarias” agregan.
Precisamente a través de la Dirección, se posibilitó tener mayor participación en otros espacios interinstitucionales como la mesa provincial de economía social (disponiendo tiempo para la evaluación de proyectos, evaluando 127 proyectos) Consejo de Adultos Mayores, Comisión Provincial de Trabajo Infantil, ente de políticas socializadoras (en la vinculación de 740 personas tuteladas por haber cometido diferentes delitos) en la Mesa Provincial de Género y Diversidad, en el Consejo Provincial del Aborigen donde, por ejemplo, se gestionaron diferentes recursos para la atención sanitaria de las comunidades con pobladores originarios y también a cargo del Centro de Monitoreo de la Salud Comunitaria
“Trabajo social se encuentra repensando la realidad que nos atraviesa y nos golpea, a fin de poder establecer nuevos acuerdos con la comunidad que nos permita recuperar los lazos sociales, que sí se encuentran fragmentados. Se afianzó este trabajo social que toma y elige el camino de la construcción con la participación de la comunidad, desarrolla actividades intersectoriales y acuerdos territoriales” señalaron desde la Dirección.
Y agregan, “siempre intervenimos teniendo como horizonte el efectivizar derechos, es parte de nuestro quehacer profesional, como lo son también la defensa, reivindicación y promoción del ejercicio efectivo de los derechos humanos y sociales, y la salud porque es ante todo un derecho humano. Poder acceder acceder a ella en igualdad es nuestro deber”.

En contexto
El trabajo social, desde el inicio de la pandemia, se expuso y se expone. A través del mismo se escucha, se es empático, se colabora. La coyuntura los empujó, en ciertos momentos, a ser multifacéticos cubriendo lugares, roles y funciones que no les son propios. Lugares, roles y funciones no usurpados sino ganados legítimamente y que a pesar de eso, no se perdió la especificidad.

Una construcción diaria
En trabajo social, según otras de las acepciones, se construye. El trabajo social de territorio en el campo de la salud de La Pampa, es activista, ético, comprometido, militante, humano, propositivo, desobediente, se lo define como “desobediente” dentro de una “disciplina indisciplinada”.
“Podemos decir que los y las trabajadores y trabajadoras sociales somos profesionales del ámbito de la salud, y también que desconocen la movilidad y sus componentes. Cada territorio impone sus reglas y su forma de jugar, los territorios demandan, se sienten y se hacen escuchar. Y no solo por la tarea diaria sino porque también se lograron cerrar otras luchas como el ser reconocidos, por la Superintendencia de Riesgos de Salud, como profesionales de la salud, lo que permite abrir otro campo laboral, es algo que todos los colegios del país y con gran incidencia el de La Pampa, vienen trabajando desde hace vario tiempo” sostienen.

Con historia propia
“Estoy convencida, que, aunque costó, somos un trabajo social que elige y decide construir su propia historia. Considero sumamente importante el logro de las Residencias de Trabajo Social en Salud. En este punto hay que resaltar la decisión política, y la convicción de la existencia de múltiples determinantes que componen la salud de las personas, como así también las dimensiones que los atraviesan, poniendo especial atención a los procesos de exclusión y sus consecuencias sobre los territorios, los equipos de trabajo y la conformación de lo social con la plena participación de la comunidad” define Zalabardo.
Y concluye, “es un año cuyo balance da positivo, porque pudimos generar nuevos espacios de intervención, acciones concretas que jerarquizan la profesión de trabajo y relevancia social, y su contribución permanente en la construcción de ciudadanía y la democratización de las relaciones sociales”