• (2954) 388900 al 388949
  • 9 de Julio y Gonzalez, Santa Rosa, La Pampa

La Pampa reconvirtió y fortaleció el sistema de salud pública

La Provincia no solo tuvo una estrategia inteligente en el manejo de la pandemia por la COVID-19, sino que además logró, a la par de atender paralelamente las necesidades del sector productivo y comercial, potenciar con inversiones una gran cantidad de servicios que ahora sumarán para la atención sanitaria. Podría decirse así, que La Pampa se fortaleció en recursos y se proyecta con un abanico de elementos que la colocan a la vanguardia de la región central-patagónica en materia de salud pública.

En diálogo con la Agencia Provincial de Noticias, el subsecretario de Salud, Gustavo Vera, se refirió a una labor que inició casi junto con la gestión del gobernador Sergio Ziliotto, en marzo de 2020 con el inicio de la pandemia, “durante la pandemia se necesitaron cuatro cosas, primero la planificación, que estuvo a cargo del Gobernador y todo el equipo de Salud junto el resto de las áreas gubernamentales; segundo fortalecer el recurso físico, todo lo que es contenedores, ampliaciones, refacciones y demás obras edilicias, sumadas a las que se están haciendo en la actualidad como por ejemplo en Eduardo Castex, La Adela, Rancul, 25 de Mayo, General Pico, Uriburu, entre muchas otras; tercero el recurso tecnológico, lo que fue la inversión en respiradores, pasamos de tener en toda la Provincia 44 camas completas de terapia intensiva y ahora estamos estabilizados en 108, más una gran inversión en equipamientos; y cuarto el recurso humano, clave para la nueva etapa que es la sindemia, es decir, lo que dejaron las patologías que no se atendieron”.
En esa línea el funcionario provincial explicó que las 1500 personas ingresadas a Salud son personas que ya viene trabajando desde hace dos años, justamente producto de la pandemia, “están trabajando y distribuidas en toda la provincia de La Pampa, a modo de ejemplo, en Limay Mahuida había una enfermera y hoy cuenta con tres, y así en cada localidad. También en los hospitales más grandes, como el Lucio Molas, que pasó de 170 a 300 enfermeras y enfermeros, lo que permite abrir nuevos servicios”.

Recursos 
Vera brindó detalles de lo que significa sumar una cama de terapia intensiva representada en una cama, pero compuesta por mucho equipamiento y el aumento en servicios de radiología, bacteriología, laboratorio, etcétera; además del recurso humano, fundamental para la atención. “Hoy la gente está demandando más atención y el personal de salud incorporado en toda La Pampa, que está fortalecido por la labor durante la pandemia, presta servicio en el sistema de salud”, agregó.
Otro claro ejemplo de este fortalecimiento en el sistema se da con la adquisición de tomógrafos, “había solo dos, uno en General Pico y otro en Santa Rosa, hoy hay en el Centeno (Pico), en el Molas (Santa Rosa), en el Evita (Santa Rosa), en Realicó, en General Acha, uno nuevo para el Hospital René Favaloro. Lo mismo ocurre con ecógrafos, con la duplicación en la producción de oxígeno y demás equipamientos, en todo ello, el recurso humano también se vio fortalecido”.
La Pampa en los últimos 20 años siempre tuvo, en planta, unas 1000 enfermeras y enfermeros, hoy son 1300, sumado a estudiantes de enfermería, “que nos dieron muchas satisfacciones y con quienes vamos a trabajar para que terminen la carrera y luego puedan trabajar como enfermeros, mientras tanto tendrán tareas como asistentes porque están bien formados. El fortalecimiento hecho en todos los puntos y servicios permite una mejor prestación y el nuevo hospital nos hará crecer de una forma diferente”.
 
Personal
Vera no dejó pasar otro eje fundamental de la labor en salud, la incorporación del sistema de Telemedicina, que permite acortar distancias y tiempos, posible gracias a una gran inversión en conectividad. “En todos los hospitales hay algo nuevo, por ejemplo en 25 de Mayo volveremos a partos y cesáreas, en La Adela licitamos un nuevo hospital que va a cambiar la realidad de la localidad y zona; el nuevo Hospital Favaloro en Santa Rosa, y todo requiere recurso humano, estamos muy contentos con los ingresos a planta porque la gente entró por pandemia pero siguió trabajando porque así lo ameritó la situación, el Gobernador tomó un compromiso moral con las y los trabajadores y cumplió con su palabra, la gente está feliz, con ganas de trabajar y de seguir aportando al sistema de Salud todo lo que pueden hacer. Hay un sin número de personas, profesionales, técnicos, enfermeros, estudiantes de Enfermería y también de rama general y administrativos, porque hay que entender que en Salud no es solamente el médico y la enfermera, hoy un chofer te salva la vida, como ha ocurrido, en pandemia vimos que alguien de rama general al romperse algo lo arreglaba y eso permitía que funcione un respirador, y eso ocurrió en toda la Provincia. Hoy La Pampa tiene un sistema consolidado de Salud, todos los centros tienen nuevas prestaciones y va a ser superador con el nuevo hospital Favaloro”.
Volviendo a los ejemplos, Gustavo Vera explicó que en General Acha lo que parecía un sueño se volvió posible, con la terapia, “atendió más de 100 pacientes, por unos 10 días cada uno, es decir más de 1000 días de ocupación cama. Esto significa no trasladarse y de cada 100 pacientes se trasladaron solo 5 o 6, y así se puede hablar de Bernasconi, de Catriló, de todos los lugares de La Pampa, sumados a varios con obras, como en Intendente Alvear, Eduardo Castex, la pronta licitación en Trenel, en Lonquimay”.
 
Estrageias
Otra de las grandes inversiones pampeanas se hizo en el esquema de vacunación, con una gran logística que van desde cámaras de frío para poder tener las vacunas y descongelarlas, a un ultra-freezer para tener vacunas a temperaturas de hasta - 60°, el poder trasladarlas a cualquier lugar de la Provincia, “y ahí necesitábamos, además del equipamiento, tener choferes, vehículos, mantenimiento, toda una logística para atender la demanda provincial. Al vacunar tan rápido podíamos tener más vacunas y así cubrir más población, toda esa logística termina con el pinchazo de la enfermera en el brazo, y es gracias a la inversión y a los equipos”.
Vera reiteró que La Pampa contaba, entre público y privado, con 44 camas completas de terapia intensiva y actualmente son 108, es decir más del doble, cada cama (con respirador, monitores y demás equipamiento) cuesta más de 80 mil dólares, y hay que acompañarla con recurso humano, que es escaso, “pero hubo un fortalecimiento muy grande, gracias a la incorporación de personal todo se reforzó”.
La Pampa tiene uno de los mejores sistemas de salud de la Argentina, pero el desafío es ir por más, de acuerdo a lo expresado por el subsecretario, “y con el nuevo Hospital Favaloro, más el Lucio Molas, se verá fortalecida esta ciudad sanitaria”.
A ello se suma el sector de Pediatría de General Pico, el nuevo Banco de Sangre, el nuevo Hospital (en barrio Federal); los nuevos Laboratorios, con equipamiento, biología molecular (en siete lugares de la Provincia), el nuevo hospital de La Adela: “toda esa tarea que parecía un sueño se ha realizado y las 1500 personas, que ingresaron ahora pero que están trabajando desde hace dos años, dejando la vida en plena pandemia cuando no muchos querían trabajar en ese momento, ayudan a este fortalecimiento”.